"Pasa la vida"



                 

             Cumplo 42.


               Pueden ser 42 veranos, distintos cada uno de ellos, pero en su mayoría bañados en sal... O quizás 42 primaveras, aunque recuerdo más primaveras oscuras que claras , así que definitivamente puede que los recuerdos de mis veranos me gusten más. Sin quitarle valor a mis otoños, con todas esos septiembres que me encantan, con el oxigenado pistoletazo de salida de mis listas de  buenos propósitos. 

            42 emociones, 42 alegrías y 42 decepciones. 42 formas de ver la vida, 42 oportunidades de empezar de cero, 42 veces que caí, 42 que me levanté, 42 maneras de no ahogarme, 42 bocanadas de aire puro que renueva, 42 ilusiones. 42 personas increíbles que pasaron por mi vida; 42 que pasan, y 42 que pasarán. 42 maneras de ser feliz, 42 maneras de atravesar tristezas, 42 maneras de vivir...

     Sin duda somos mucho más que todo eso:


  • Cada golpe de alegría, cada racha de dolor, cada etapa de "vacíos", o cada etapa "colmada"...   


  •  Cada lágrima ; desde la que corona mis adioses inminentes, hasta la más inservible e improductiva de las que he llorado, por que  esas nada cambian, a pesar de la carga de dolor que representen.


  •  Cada grito, desde los sordos que decido dejar dentro, por que si salieran no sabría muy bien qué mal provocaria, hasta los más atronadores y ensordecedores, que satisfacen en el momento a mis pequeños "prontos"; tan necesarios  a veces como vía de escape para no volverme loca del todo.


  • Soy mis dolores; sonoros y callados. Éstos últimos los más nobles, y menos dañinos. Son los que  han pulido más mi espíritu.

  • Valor para  dejar ir lo que ya no se puede quedar... Orgullo de saber quién lucha por quedarse.


  •  Soy sentimientos, cálidos y tiernos, que me hacen romper a llorar cada vez que me acuerdo de quién no volveré a ver... Sentimientos rotos ante el dolor que considero injusto. Y también sentimientos fríos, tan necesarios para congelar emociones que no ayudan .


  • Soy risas... Muchas risas, y buen humor. La vida con alegría.  Porque aunque jodida, y perdón por la expresión, es única y peculiar, por que lo que realmente la hace increíble es la forma en que decidimos "pasarla".


       Y aunque sacuda con todas sus fuerzas, siempre nos quedará una sonrisa que nos recuerde que aún quedan mil emociones por repetir todos los años. 


       Y el tiempo que nos queda no es para malgastarlo. 

       Y como más se aprovecha es viviendo.

La perfecta vida imperfecta.







      Todos  los días suceden milagros...


       Y el más increíble de todos es  el de tener la oportunidad de respirar el mismo aire que mis hijos y el de las personas a las que quiero.

        Y no menos milagro supone el de tener la oportunidad de dar las gracias con todo mi corazón a Dios y a todo aquel que me sufre, por el mero hecho en sí de sufrirme.

       Y por ese mismo enorme mero hecho, me disculpo por mis imperfecciones y quienes las soportan , por que han hecho  de mí quién soy un poco más, o un poco menos...

      Y levantarme todos los días para mí es un lujo, que afortunadamente aprendí a valorar desde hace ya mucho; cuando le faltó a alguien con quién compartí aire y corazón. Y la vida siguió demostrándome que  aunque yo no quisiera, podía seguir restando elementos con los que formaba ecuaciones en mi vida. Y me demostró que podía seguir respirando de otras formas... Con distinta fuerza.

      Y a medida que pasan los años me voy dando cuenta de que el valor que se le da a cada segundo que se esfuma, va cambiando y creciendo...  Y esos segundos vividos, van buscando a toda máquina  primera fila en la galería de los recuerdos.

      Creo que podríamos crear todos nuestro propio "cine" de  recuerdos; al que escapar a menudo para escoger escrupulosamente el que nos hizo sentir la mejor emoción de cada momento. Yo recurro - y acudo-, más de lo que debería al mío,  para no olvidarme de lo que he ido siendo, y en lo que me voy convirtiendo sin perder el camino de lo que espero llegar a ser :

 Hija, hermana, amiga, mujer y madre. Sin perfectas aspiraciones. 

        Ahora la máxima de todos mis segundos, minutos,  y horas vividas,  es la de grabar a hierro FELICIDAD en los recuerdos de quién me quiere en su vida. De mis hijos, de mi marido; de los míos... De todos aquellos que me guardan con querer bonito en un cachito de sus corazones y me  hacen algún que otro huequecito oxigenado en sus pensamientos.

        Porque no aspiro a ser un recuerdo perfecto. Ni de gran tamaño ni de bonito color. Quizás sí un determinado olor... El de ese primer azahar de primavera. Quién sabe. El caso es que tan sólo me gustaría despertar una sonrisa cuando me sientan. Cuando recuerden que alguna vez les hice algún bien que consiguió hacer olvidar algún mal.

       Cuando algo que se perciba cuando yo no esté, les lleve a mí: y sonrían. O simplemente despierte una agradable sensación que logre trasladar unos segundos, tan solo unos  pocos segundos, al cine de sus recuerdos.

         Porque es todo lo que nos quedará y en lo que nos transformaremos. Nunca es tarde para pedir perdón por correr el riesgo a veces de convertirme en un mal recuerdo y  DOY GRACIAS A DIOS POR DARME TODOS LOS DÍAS LA OPORTUNIDAD DE VIVIR EL CAMINO QUE DIFERENCIA SER TODAVÍA  "IMPERFECTA ILUSIÓN"  Y NO "PERFECTO RECUERDO". 


Todos deberíamos valorar esta oportunidad diaria. Ahora, cuando tenemos tiempo y vida,  y no lamento y llanto.
   

      Porque gracias a quién  queremos,  no hay tiempo para envenenar pensamientos.

      Porque eso mismo,  recicla los ojos a diario. Y ayuda a respirar...

      Porque nos equivocamos, porque os equivocáis y aprendemos todos de este arte.

      Porque  a pesar de eso reímos, aunque  gritemos o lloremos.

      Porque lo bueno es estar juntos y aprender a pensar con el corazón sin ser tan exigentes.

      Porque aunque la mochila pese,  hay salud; aquí y ahora.

      
                        DOY LAS GRACIAS.  Por tener una perfecta vida imperfecta.
  
       


##Québell@esvivir##




                    En un rato iremos a comer todos juntos a reunirnos en familia, acabando- como muchas otras veces que han conseguido convencerme-,  alrededor de la copita, viendo esta película que jamás me gustó , y  por ende, que nunca terminé de ver hasta que me "obligaron " ya  mayorcita.

      Qué sabiduría de experiencia vital encierra el acto sencillo en sí, de obligarnos a verla en familia, ahora me doy cuenta; y gracias a Dios , espero que no demasiado tarde.

      Nuestro corazón a lo largo de todo el año está lleno de amor,  amor que no  dejamos salir  muchas veces por que nos preocupamos  más  del ruido que hacen nuestros problemas rebotando en nuestra cabeza. Retozamos en ellos en nuestro propio charco de miseria pensando que somos el centro de nuestra existencia y que el que el único objetivo al que nos debemos es el de llegar  triunfantemente "vivos"  al final de la jornada.

      Nada más lejos, ya que un buen día te das cuenta que las vidas que dependen de tu aparente  fortaleza maternal, aquellos a quien más quieres y por quienes darías la vida, experimentan sus propios baches con sus propios problemas rebotando en sus cabecitas... Pero hay tanto ruido en  nuestro egoísmo que  no nos permite escuchar los suyos, y nuestra venda de amor propio nos impide ver el dolor de sus miradas y su verdadera esencia.

        Es entonces, justo en ese momento, en el que el semáforo de mi conciencia pasa de ámbar a rojo y se para mi mundo en seco para intentar  apaciguar las tormentas de sus mundos, y aliviar un poco ese ruido enseñándoles el camino para serenarse y volver a levantarse de sus caídas, algunas merecidas, otras  gratuitas . 
     
        Es en ese momento, justo en ese momento, cuando  despierto y afianzo  la idea de que mi vida no puede llenarse de más satisfacción y amor que la que me brinda el amor de ellos, y me veo obligada a "verter"  todo lo aprendido de las piedras que cargo en  mi mochila para reforzar su valores. 

      Valores que por desgracia irán comprendiendo ellos solos a lo largo del camino, tal y como lo hice yo... Un camino que lamentablemente se ha vuelto más complicado que el que me  tocó vivir, por ese veneno que emana de las redes , que está  aniquilando y contaminando su inocencia, y nuestra paciencia, ya que ante la imposibilidad de "arbitrar"  los tiempos que "gastan" delante de un pantalla "super amoled", muchos sucumbimos por no enfrentarnos a la posibilidad de que nos consideren ladrones de esa ventana que actualmente los vincula a la vez que los separa.

    Enseñarles a vivir, para que no caigan, a pesar de los pesares, durante muchos "días cualquiera" que conformarán su recorrido por esta vida. Para que no duden que con mi cariño estoy grabando mi esencia en sus corazones para que me tengan siempre aunque no esté.

   Como lo hizo mi madre: amor por amor: mirando a su alrededor con un corazón sencillo... Sencillas sonrisas, abrazos, gestos y palabras. Siendo íntegros, dignos y sinceros, sin permitir que la oscuridad les roben las ganas de ser buenas personas. 

  Así que comprenderéis que cada vez le encuentro más encanto a el hecho de tener la posibilidad de que mis hijos se aburran conmigo o duerman esta película, aunque se la sepan de memoria, por que verdaderamente tenemos que demostrarle siendo nuestra máxima tarea en nuestras vidas:

  LO BELLO QUE ES VIVIR




 SIENDO NORMA DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO EN EL DÍA DE HOY.


              FELIZ NAVIDAD A TODOS.





Dimensión" Ayala"







               "Este recuerdo que quiero escoger hoy , huele a aguarrás mezclado con Álvarez- Gómez… pero me encanta.

 Bastidores, andamios, lienzos, caballetes de todos los tamaños, pinceles amontonados en damajuanas y en latas, paletas de colores con montoncitos de óleo  con colores “inventados”, muletas de torero, trajes de luces y capotes en percheros y ese aire mágico de lo que se intuye, pero no se ve;  y que huele a arte, arte  en esencia y estado puro…

    Luces y sombras, desnudos con transparencias perdidos entre claroscuros, y toreros  tristes y serios con rostros - para mí siempre conocidos- que nunca miran a quiénes los observan;  escorzos exagerados, la fuerza con la que plasma la vejez en un gesto o la personalidad que consigue en los retratos... El movimiento en los caballos, los colores de sus peces, esos tonos de piel color "carne" iluminados, tan característicos… Un sello personal  que emana de cada pincelada cargada de fuerza que ha hecho que para mí , el  verdadero protagonista de la obra sea siempre él y no sus cuadros ...

    Ese realismo característico, esa magnífica personalidad de “genio”, que implica  la “genialidad”   de ser diferente al resto. Con una particular forma de ver la vida en la que sólo nos quedamos con lo bello y lo bueno.

    Para mí, el mejor pintor del mundo, por lo que es él y por lo que ha supuesto para mí en mi vida, sin ni tan  siquiera saberlo, porque nunca se lo he dicho."


     Así empecé  "Mi imaginación como pincel", post de la Emperatriz que te escribí en 2014 ...  Y lo cierto es que  no encuentro mejor descripción para transmitir de forma "comprensible" lo que supones para mí.


                   Tú, que me ha enseñado que la verdadera genialidad no necesita de lógica, ni de perfección, ni de política ni de guerras. Ni importa ser incomprendido si tus pensamientos siguen el camino que quieren tu corazón y tu intuición.

                Tú, que eres un alma encerrada en mil sentires de todos los colores, obstinada en vivir todo lo bueno, para  soportar estoicamente todo lo  irremediablemente malo.  Agudeza que refina tu gusto selectivo por todo aquello que nos reporta deleite. Lo que no es bello para el alma nos apaga la luz y las "ganas" se nos esconden.  Tu "bohemia" intransigente rechaza con un empujón lo que no es bello: hay que pensar, ver y sentir en" bonito"... Para darle color al lienzo de nuestra vida y poder pintar el color de  todas las estrellas que queramos.

             Exagerado en todo, hasta en tu querer. Me hiciste sentir tan especial para ti queriéndome con todo tu alma magnífica, creativa, ingeniosa y fantasiosa; que no tuve más remedio que creérmelo, por eso te coloqué en mi trono.

 Y ahí te has quedado siempre. Contra viento y marea.


  No soy todo lo buena hija que te mereces y me gustaría, pero sabes que te quiero por encima de todo,  que te admiro como nunca te podrás imaginar, y que de las cosas que estoy más orgullosa en mi vida es ser tu hija...


        
 Quién pudiera darse un paseíto por tu pensamiento en ese momento mágico en que pincel-lienzo-paleta forman tu "todo", genial momento en que dejas de ser tu para ser tú mismo otra vez , pero en "Dimensión Ayala".



                    

Esa delgada línea...

`


                   Todo es confuso. 

            Hoy me he descubierto a mi misma  sumida en una pena que me traslada a ese sentir en mayúsculas tan amargo y ya conocido, que uno siente cuando se apaga una  luz que todavía debía seguir alumbrando... 

                 Así que hoy creo que definitivamente catearé mi examen de conciencia. Y me da pánico que el habituarme  a ese sentimiento  haga que  se convierta en costumbre... Pienso que me he acomodado en la cobarde y egoísta excusa de vivir mi maratón diario a toda costa conciliando mis pilares básicos y dejando en segundo plano a todo lo demás. Me auto eximo de sentirme mal por seleccionar  egoístamente por orden de importancia mis deberes: éticos y morales, para con mi familia y amigos .
          
             Es un pasaporte que anestesia mi conciencia para poder siempre postergar esa visita obligada, una llamada esperada,  devolver ese gesto amable, una deferencia con alguien, un beso necesitado, ese adiós necesario... Siempre es mejor mañana. Pero resulta que "mañana", muchas veces más de lo que imaginaba, no llega para esas personas  que nunca imaginaste que se convertirían en recuerdo antes de lo esperado.

    Y el mañana siguiente se convierte así en un privilegio para los que nos quedamos.

            Ser consciente de lo delgada que es la línea que separa "estar" de "no estar" te hace averiguar lo pequeñitos que somos. No somos nadie: sólo la sonrisa que dejamos en quien nos quiere grabados en sus recuerdos y el corazón de quién estrechó un vínculo de afecto. 

              Ese vínculo que te une a esas personas especiales para siempre allá donde estés por tiempo que pase. Ese vínculo que se crea por "algo", permanecerá para siempre: cierta complicidad, un tono de voz familiar, una sonrisa transparente, la forma de enfrentarse a situaciones, de afrontar adversidades,  la forma de darte cariño, de darte importancia y un sitio en su corazón, una semejante forma de sentir, de pensar, LA FORMA DE VER LA VIDA...

              Somos las lágrimas que derramarán por nosotros y el sentimiento agradable que despertará el recuerdo de nuestra presencia. Alegría, sol y aire fresco.


             Hasta pronto. Tú si que eres preciosa. Me quedé sin ese beso por tonta, y por egoísta;  y no tengo excusa.  Y  tu mañana seguro está lleno de paz, descanso  y tranquilidad.  Ahora brillarás arriba. Espero que cuando te encuentres allí con mi madre compartas buenos ratos y sonrisas con ella...  Creo que te ya te dije que me recordaba a ti.


Yo no te pido la Luna






         Y aparece en mi vida alguien con quien jamás  se me habría ocurrido compartir ni un instante.   Un instante de todos esos de los que tanto me gustaba disfrutar sola, en mi cómoda burbuja,  recreada en un irresponsable y egoísta "carpe omnia"  en el que todo valía , menos sufrir...  Y entonces llegaste. Y te quedaste conmigo.

      Y desde ese momento , ya no fui la de siempre; ni tú  lo que siempre imaginé querer: yo quería un príncipe perfecto, que me hiciera olvidar las taras que traigo "de serie", con sus halagos; y las taras "adquiridas", con mil maripositas  locas  revoloteando por mi barriga.  Que me agasajara constantemente para sentirme desfilando en mi "carroza" imaginaria. Que me prometiera mis sueños, esos que por ser príncipe de categoría azul  estaba obligado a adivinar. 

Y cómo no;  que me diera  la Luna sin pedirla...

Y resultaste ser alguien  distinto totalmente  a todo esto,  y precisamente , la persona que se quiso encargar de  hacerme feliz el resto de mi vida. 

       Y lo hiciste sin previo aviso, sin planear, sin comprender, sin encajar, y sin billete de vuelta... Todo un malentendido para mi amor propio, al que desmontaste los esquemas de una egoísta resentida que creyó merecer la Luna,  a cambio de poco o nada, por culpa de haber sufrido desencantos de la vida...  Demostrándome en cada momento lo equivocada que estaba, ya que esos desencantos te marcan cicatrices que impiden que las heridas  se vuelvan a abrir. Y hay que vivir con ellas, por que nos ayudan; por que la vida es todo lo bueno, y todo lo malo.

 Y a días de lluvia, le suceden días con sol.

       Y disfrutabas haciéndome rabiar para al final  robar mis sonrisas; y aún lo haces: me buscas, me encuentras, me irritas, me calmas, me colmas... Y volvemos a empezar. Pero nunca me prometiste nada que no supieras con certeza que podrías cumplir.  Tú eras todo sentido común y yo una común (con)sentida . Nada romántico y extremadamente escéptico, pero así eras : alguien que prefería venir al Hospital  cruzando la ciudad en bici, para verme y pasar 5 minutos en las escaleras de la puerta tomando unas pipas para conseguir sacarme la sonrisa del día. Esas pipas se llevaron contigo mis ganas de caminar sola, mi corazón y mi orgullo. 

     Y conociste mi guerra , y me regalaste la paz al elegir sufrirme, divertirme y quererme.  Y decidiste quedarte a ver los "entreactos" que nos quedaban entre los días felices y los días tristes, que fueron formando poco a poco con una sucesión de momentos geniales y otros no tanto;  un "nosotros" , del que no puedo estar más orgullosa. 


     Muy a pesar de todos los chinitos que se dejaban ver por el camino de estos casi 19 años, y los pedruscos que seguro nos quedan por encontrar. 

Siendo dos piezas totalmente imperfectas de un rompecabezas genial, que no necesitan encajar para vivir.

Así que contigo...¿Quién necesita la Luna?


FELIZ 45
MTTY



Estado vital: "en línea"





                   Me encanta sentir que eres feliz  y tener la posibilidad de  vivirte... Comprobar como desarrollas tu vida por medio de tus propias ideas, saber cómo piensas, como aciertas unas veces, cómo te equivocas otras tantas. No te consideras mejor que nadie, pero tampoco peor; te gusta divertirte y hacer nuevos amigos siempre con una sonrisa que parece adornada con sonidos de violín y luces de colores. Alocada total, novelera y teatrera al máximo, exagerando toda emoción y  elevándola a la enésima . Quieres con el corazón a aquellos que se confiesan verdaderos para tí. Fría y dura como un témpano de hielo, imperturbable ante mis broncas. Pero esa eres tú. Y te adoro, y lo sabes.
               
      Así debería de ser siempre, poder describirnos abiertamente de manera transparente. Pero desgraciadamente siempre hay presente entre nosotras un espacio enorme que nos distancia cada vez más; una grieta por la que se nos están escapando muchísimas cositas buenas. Y por eso te escribo esta carta, para que mañana tengas por tu cumple de regalo un recuerdo con mis consejos para que los guardes con cariño... PORQUE EL CARIÑO NO SE GASTA ( y me has pedido esta mañana al preguntarte qué querías, "algo que dure siempre") , así que no los olvides jamás, aunque no les eches finalmente la cuenta que a mí me gustaría.

          Espero que esa distancia que tantos kilómetros y megas está dejando entre nosotros,  no llegue a más: este nuevo mundo, tan interesante y magnético para ti,  y tan preocupante  y desconocido para mí , no va a acabar por ahogarnos. Tienes 12 años, y con esa edad, no se me ocurriría darte un coche sin carnet de conducir ; ni te colocaría un cigarro en la boca, ni te dejaría caminar al borde de un precipicio si sé que te puedes resbalar...  Cada situación en la vida requiere una madurez determinada , y no puedo permitir que nades entre tanta información que no sabemos canalizar,  ni tú, ni yo. 

        Esconder emociones detrás de una pantalla no nos hace mejores. Ni ser más popular, ni tener más seguidores, ni más "me gustas". Ni colgar la "historia" más ingeniosa para dar envidia te hará más feliz.  Ni un vídeo clip perfecto.  Creo que ser mejor se consigue pasito a pasito,  en primera fila;  con trabajo duro, yendo contracorriente y marcándote como diferente si eso supone hacer lo correcto, si sabes con seguridad que no tienes muy claro a donde  te lleva la corriente que actualmente arrastra con esa fuerza hasta ahora tan desconocida por todos.

        Mea culpa: me equivoqué el primer momento en el que, porque te quiero, y porque pensé que sabríamos gestionar,  te dí acceso a esa ventana a través de la cual se oculta el brillo de lo que realmente eres. Es un escudo a través del cual os escondéis,  que  creéis que os protege de posibles vergüenzas, miedos  o algún complejo que podáis llegar a tener conectándoos a todos a través de una especie de "mente virtual y colectiva" que os hace miembro de una especie de colmena, que os anula individualmente muchas veces sin que os deis cuenta.  


No sabéis cuanto daño  está haciendo a nuestros vínculos familiares y a las relaciones de carne y hueso.

        Ojalá te des cuenta de que bastan cosas simples y bellas para nutrir relaciones: un  beso, una llamada, una conversación real, una confidencia a una amiga que te mira sincera a los ojos, una muestra de lealtad ante un compañero que lo necesite , una mano que te ayude unas veces y tu a ella otras tantas, tus brazos abiertos para todo aquel que te necesite, tus oídos que escuchen pacientes, palabras de consuelo acertadas ... Correr, reír, saltar, llorar de alegría, de diversión o porqué no, de tristeza... Esas, gorda, son las verdaderas herramientas que Dios nos ha dado para ser mejores, y por ende felices y serenos.

         Así que da un buen salto ya. Despierta y sé diferente. No tengas miedo a ser como eres , porque TODO BRILLARÁ MÁS EN EL PLANO DE LO REAL QUE  ESTANDO "EN LÍNEA".



Feliz cumpleaños, mi vida.