Móvilus terribilis








            Ahí, tirada en el patio de mi casa, mientras hacía un  descansillo de 30 segundos entre carrera y carrera con mi hijo"4" (para alejarlo un poco de tanto Terribilis , de Peppa Pig  y sus compañeros de cartelera en Clan, y de todo bicho animado del "Yutu" ...) yacía yo en el suelo; él en moto-correpasillos cual apisonadora y yo con mini patinete oxidado de mi hija "3". Ahí me replanteo yo estos momentos de mi vida. Mirando al cielo, en plan  "aquímequeounratitoquenomevenadie".

              -" Mira gordo, ¡qué bonito está el cielo!- le digo recién caída del patinete, un poco con la espalda tiesa, y tiesa también de pilas, intentando dosificar mis ralladuras de coco (o de limón), con la medida justa para no desestabilizar a mis biorritmos, o como quiera llamarse aquello que me hace todo los días tirar del carro y no volverme majara en el intento.  Locos biorritmos ... Y espachurraíllos también.

            Bueno, no terribilizaré más, ya que no sobredimensionar mis aconteceres recientes, se está convirtiendo en mi pilates personal. Porque,  NI TODO ES TANTO NI TANTO ES PARA TANTO, Y "TANTO" ES LO QUE NOSOTROS QUERAMOS QUE SEA .

       Pero como toooooodo en esta vida,  hay soberanas excepciones. Y creo sinceramente que hay algo que se me está escapando... Bueno, a mí y creo que  a un@s cuantos "gestor@s familiares" más.

      Me explico: se me están acabando los recursos para tirar  el  muro que se viene levantando desde hace unos añitos ya, que delimita  claramente el área entre mi espacio y la  "confort  zone "de mis hijos:

El "Móvilus Terribilis".  Y conste que lo he probado casi todo:

  ¿ Media hora para leer libro diario? Sí, sí, sí; "claaaro que sí guapiii". Aunque sea un cómic o un libro de cocina japonesa: Batalla perdida.
  ¿Trabajos forzados extra en casa? Derrota total.
  ¿ Libertad condicional? Ídem.
  ¿ Restricción a media hora de uso al día? Me dan 100 vueltas y hacen el pino puente con mis despistes.
  ¿ Sin dinero?  Tiran de huchas o aparece dinero milagroso de tipo "tengotodavíadelacomunión" o de "cuandolaTíaPititamedióenPrimeroPrimariaparachuches" 

¡¡Ejem, ejemmmm!!! Pero ¿perdoooonaa? ¿ Qué me está pasandooooooooooo? ¡¡¿ Mi autoridad ha pillado un vuelo de esos de los de Ryan Air, de los que yo cogía tanto antes de que me arrebatara mi dignidad maternal el terribilis?!!

      Y la santa medicina sé que diréis que supondría quitárselo para siempre,  eternamente, que es de lo que te entran ganas; pero es que egoístamente a mí me conviene que lo tengan... Y soy blandiblú ( o "slime" que eso se lleva mássss) toda yo, porque tampoco los queremos hacer diferentes.

     Y es que  lo ven como un tesoro preciado que los hace ser mejores , cuando nosotros lo vemos como un tsunami que arrasa con su atención  provocando daño en el querer, en la simpatía, en la manera de relacionarse, en sus ilusiones por vivir, en el concepto de lo que es la vida. En sus mentes. En las nuestras...  DISTRACTED MINDS!!


Se me hace un mundoooo controlar esta droga tan absurda de mis hijos, que nos engancha a nosotros también, de manera incongruente total; para que engañarnos. 


  Se nos están acartonando a tod@s las neuronas, que lo sepáis.

  Es un imán absorbe-atención, merma-ilusiones, y llave para que a la sapiencia juvenil le falte gasolina; y un abono directo para demencia senil y Alzheimer para los más maduritos.  Fijo. 

  Nuestra  permisividad y libertad total -por la conveniencia a la que a mí personalmente, me lleva mi caos diario-, está convirtiéndolos en "seres de hoy en día" que huyen despavoridos de todo aquello que huela a responsabilidad y gozan de un arte sin igual para que los dejes en paz, adquirido a base de aburrir a sus padres;  que los ignoran derrotados y cansados ya de advertir cinco veces para que te atiendan a la sexta.

- " Castigad@ sin móvil!! Castigad@ sin móvil!!! - "Castigad@ sin móvil!!!- " Castigad@ sin móvil!!"

  Eternamente castigados sin móvil. Hasta me aburro yo de escucharme.

  Conocen  mucho antes de lo que les toca, los mares descontrolados de la red. Pero van a la deriva. Sus inocentes conciencias (¡ojo! de algunos...) son incapaces de asimilar lo que reciben,  y les queremos tanto que se nos están desdibujando los límites del consentimiento, poniéndonos la venda del cariño en los ojos. 

        
   Y lo peor es que lo ven normal, porque Perica, Juanita o Mengano también lo hacen. Y ya han asimilado encontrarse con barbaridades que no deben en esa gran ventana a lo desconocido. Han asimilado bichear cual "viejas del visillo virtuales" en las historias de Instagram de los demás.

   Y lo único que les preocupa es  no estar en el pellejo virtual del otro , en la realidad que  muestra la red al otro lado de la pantalla -  realidad tuneada totalmente con el filtro de la vanidad inmadura -,  suscitando envidias sin sentido, vacías de fundamento; fomentando competitividad valorándose ellos mismos en "seguidores virtuales" y no en amigos para siempre , olvidando lo maravilloso que es aprender a ser uno mismo.

   Y no saben que las historias que  realmente deben vivir son las de verdad, las de carne y hueso y sobretodo y por encima de todo las suyas propias. Las historias de una civilización normal, para ellos carroza o retrógrada: la que se educó a rodillazos en el parque o la placita de turno y bocadillos de chocolate . Pero no, ahora con 11 te piden dinero para irse a una pizzería después del colegio un viernes, y si te niegas se monta una guerra mundial porque los haces "raros"... Cuando en mi casa era una fiesta el día que se pedía pizza o un chino. Quizás la rara sea yo, quién sabe.

   ¿ Quién no tiene que esperar  desde hace años a que terminen sus partidas  por que están"on line" , antes de que ni tan siquiera  se pueda  abrir la boca por que te suplican desesperadamente que te esperes como si se fuera a autodestruir el aparato si no terminan la partida?

 ¿Y las comidas?  ¿Qué me decís? Si hemos conseguido prohibir al terribilis en la mesa, ¿ quién no les  ha pillado con los ojos a la virulé  y/o el móvilus medio caído entre las piernas? ¿O con la cabeza mirando fijamente absortos al plato con el móvil colocado justo en la misma dirección de su campo de visión?

 Móviles escondidos debajo de colchones, entre cojines o debajo de la almohada:

 " - ¿ Quién ha puesto esto aquíii??? ( Eso me dijo con todo el morro que pudo mi hijo2 cuando le pillé la primera vez al darle un beso de buenas noches).

 Móviles que parecen indestructibles y sobreviven a pantallas rotas  y al mal uso que le dan queriendo, por que guardan la esperanza de que les compres uno mejor si consiguen romperlos.

 Aumentan cada vez más los silencios... ese tiempo que pasamos en "ralentí" se nos escapa. Cuántas cosas se podrían hacer con todo ese tiempo... UN TIEMPO PRECIOSO CON EL QUE PODÍAMOS HABER HECHO TANTO, ESE "TANTO" DEL QUE HABLÉ AL PRINCIPIO, QUE HUBIERA SIDO...


 LO QUE NOSOSTROS HUBIÉRAMOS QUERIDO QUE FUERA.

    

   


Ayala's way





         Supongo que hasta que uno no consigue colocar cada sentimiento en su estancia correcta no deja paso a nada más. El sentir se te encalla y en consecuencia ese batiburrillo de emociones se nos amontonan pidiendo a gritos que alguien que no sea uno mismo los ordene, para poder seguir tirando.
            
            No he sido capaz de escribirte antes por miedo a darme cuenta de que la fuerza de lo que siento no te llega allí, por que estás  tan lejos o tan cerca; quién sabe ... Y me gustaría  contarte mil cosas que no he podido, como que supieras que lo que se siente al ver tu obra , ahora que estás fuera, te gustaría. Es bonito sentir esa conexión especial con algo en lo que sé que estás. En cada pincelada, en cada destello, en cada tono, en cada rostro... En ese olor que todavía desprenden tus cuadros.

           Y seguro que ya has comprobado que tu dimensión te  ha hecho eterno. 

Esa eternidad ten por seguro que se encuentra en quién te siente y te recuerda. Créeme.

           Y hoy es uno de tantos días que me habría gustado escaparme a verte. Lo más parecido que encontraba a que se parase el mundo para bajarme un rato era ir a verte al estudio , para quitarme la capa  de "todo lo puedo" un rato contigo, aunque no hablásemos, aunque estuvieras molesto conmigo por cualquier actitud o alguna historia mía que  no pasara por tu visto bueno.

         Avergonzada  siempre, por tantas veces que no te podía contestar a tus llamadas por que siempre había algo que en mi "escala" te relegaba a un puesto más lejano en mis prioridades.

              Esas absurdas prioridades que me va marcando mi hambrienta rutina que a diario se zampa de un  sólo bocado las ganas, las fuerzas y el "tan necesitado" humor para no morir de realidad ; desestabilizando así el equilibrio de mis "quereres". Quereres varios, los que con el paso del tiempo siguen estando y se vuelven intensos afianzándose y enganchándose a hierro a tu corazón para siempre, y otros que van perdiendo fuerza hasta que se pierden en mi  "terrible"- pero involuntaria- recurrente  inconstancia.

           Qué equivocada estaba... Qué equivocados estamos todos esos "afortunados" a los que nos toca el querer intenso de quién te elige, pensando que siempre contaremos con ese refugio para reciclarnos, para escondernos,  o para resurgir de esas cenizas a las que nos lleva el  trajín del  caótico  estrés diario.  Ese querer  que se vuelve "salvavidas" cuando cuenta con la magia de lo incondicional,  y que te deja absolutamente desamparado cuando te falta...

Y cuando lo buscas para no ahogarte, cualquier día como hoy, te das cuenta que se perdió con él.

    Así que hoy no podré evadirme en un abrazo empapado en olor a ti, hablando de da igual qué cosa, arreglando desde nuestra realidad idílica, la fealdad de la realidad verdadera. Adornándola como sólo hacías  tú por que eres mi padre,  y  con ese "cargo" te obligabas a estar siempre para todos. 

       Contándome historias dignas de poner en cuarentena, que aún hoy no sé muy bien si pasaron... ¡Pero qué bien las contabas y cuánto nos reíamos!. Como cuando me contaste  cómo te llamaban en Jerez por que siempre  andabas avistando a tus presas antes de acecharlas desde la barra del bar: " Halcón de la Venencia", de jovencito con tu traje blanco escamondaíto, con tus amigos, pero tú siempre el mejor, sin poder ser de otra forma.   Yo tan solo te escuchaba y me perdía en tus relatos... Como hija queridísima elevada al infinito que necesitaba ser para curarme de vez en cuando, y lo único que tenía que hacer era dejarme querer y admirarte y quererte. Que no es poco.

        Máximo exponente de la fantasía en mi vida. Creador de realidades mágicas alternativas. Las verdaderas. Sigues y seguirás. Por que el genio no muere. El genio crece en quién tiene la suerte de apreciar tu arte.  Y tu arte eres todo tú ...Tu "Ayala" manera de sentir, y en tu " Ayala"  manera de hacer sentir.  Un hombre ejemplar.

    Ya no está aquí tu querer, pero sí el nuestro; el de todos nosotros a los que diste magia.

Y esa magia permanece en tu obra y en nuestros corazones . Nada se perdió en tí.

Y todo está por ver.







"Pasa la vida"



                 

             Cumplo 42.


               Pueden ser 42 veranos, distintos cada uno de ellos, pero en su mayoría bañados en sal... O quizás 42 primaveras, aunque recuerdo más primaveras oscuras que claras , así que definitivamente puede que los recuerdos de mis veranos me gusten más. Sin quitarle valor a mis otoños, con todas esos septiembres que me encantan, con el oxigenado pistoletazo de salida de mis listas de  buenos propósitos. 

            42 emociones, 42 alegrías y 42 decepciones. 42 formas de ver la vida, 42 oportunidades de empezar de cero, 42 veces que caí, 42 que me levanté, 42 maneras de no ahogarme, 42 bocanadas de aire puro que renueva, 42 ilusiones. 42 personas increíbles que pasaron por mi vida; 42 que pasan, y 42 que pasarán. 42 maneras de ser feliz, 42 maneras de atravesar tristezas, 42 maneras de vivir...

     Sin duda somos mucho más que todo eso:


  • Cada golpe de alegría, cada racha de dolor, cada etapa de "vacíos", o cada etapa "colmada"...   


  •  Cada lágrima ; desde la que corona mis adioses inminentes, hasta la más inservible e improductiva de las que he llorado, por que  esas nada cambian, a pesar de la carga de dolor que representen.


  •  Cada grito, desde los sordos que decido dejar dentro, por que si salieran no sabría muy bien qué mal provocaria, hasta los más atronadores y ensordecedores, que satisfacen en el momento a mis pequeños "prontos"; tan necesarios  a veces como vía de escape para no volverme loca del todo.


  • Soy mis dolores; sonoros y callados. Éstos últimos los más nobles, y menos dañinos. Son los que  han pulido más mi espíritu.

  • Valor para  dejar ir lo que ya no se puede quedar... Orgullo de saber quién lucha por quedarse.


  •  Soy sentimientos, cálidos y tiernos, que me hacen romper a llorar cada vez que me acuerdo de quién no volveré a ver... Sentimientos rotos ante el dolor que considero injusto. Y también sentimientos fríos, tan necesarios para congelar emociones que no ayudan .


  • Soy risas... Muchas risas, y buen humor. La vida con alegría.  Porque aunque jodida, y perdón por la expresión, es única y peculiar, por que lo que realmente la hace increíble es la forma en que decidimos "pasarla".


       Y aunque sacuda con todas sus fuerzas, siempre nos quedará una sonrisa que nos recuerde que aún quedan mil emociones por repetir todos los años. 


       Y el tiempo que nos queda no es para malgastarlo. 

       Y como más se aprovecha es viviendo.

La perfecta vida imperfecta.







      Todos  los días suceden milagros...


       Y el más increíble de todos es  el de tener la oportunidad de respirar el mismo aire que mis hijos y el de las personas a las que quiero.

        Y no menos milagro supone el de tener la oportunidad de dar las gracias con todo mi corazón a Dios y a todo aquel que me sufre, por el mero hecho en sí de sufrirme.

       Y por ese mismo enorme mero hecho, me disculpo por mis imperfecciones y quienes las soportan , por que han hecho  de mí quién soy un poco más, o un poco menos...

      Y levantarme todos los días para mí es un lujo, que afortunadamente aprendí a valorar desde hace ya mucho; cuando le faltó a alguien con quién compartí aire y corazón. Y la vida siguió demostrándome que  aunque yo no quisiera, podía seguir restando elementos con los que formaba ecuaciones en mi vida. Y me demostró que podía seguir respirando de otras formas... Con distinta fuerza.

      Y a medida que pasan los años me voy dando cuenta de que el valor que se le da a cada segundo que se esfuma, va cambiando y creciendo...  Y esos segundos vividos, van buscando a toda máquina  primera fila en la galería de los recuerdos.

      Creo que podríamos crear todos nuestro propio "cine" de  recuerdos; al que escapar a menudo para escoger escrupulosamente el que nos hizo sentir la mejor emoción de cada momento. Yo recurro - y acudo-, más de lo que debería al mío,  para no olvidarme de lo que he ido siendo, y en lo que me voy convirtiendo sin perder el camino de lo que espero llegar a ser :

 Hija, hermana, amiga, mujer y madre. Sin perfectas aspiraciones. 

        Ahora la máxima de todos mis segundos, minutos,  y horas vividas,  es la de grabar a hierro FELICIDAD en los recuerdos de quién me quiere en su vida. De mis hijos, de mi marido; de los míos... De todos aquellos que me guardan con querer bonito en un cachito de sus corazones y me  hacen algún que otro huequecito oxigenado en sus pensamientos.

        Porque no aspiro a ser un recuerdo perfecto. Ni de gran tamaño ni de bonito color. Quizás sí un determinado olor... El de ese primer azahar de primavera. Quién sabe. El caso es que tan sólo me gustaría despertar una sonrisa cuando me sientan. Cuando recuerden que alguna vez les hice algún bien que consiguió hacer olvidar algún mal.

       Cuando algo que se perciba cuando yo no esté, les lleve a mí: y sonrían. O simplemente despierte una agradable sensación que logre trasladar unos segundos, tan solo unos  pocos segundos, al cine de sus recuerdos.

         Porque es todo lo que nos quedará y en lo que nos transformaremos. Nunca es tarde para pedir perdón por correr el riesgo a veces de convertirme en un mal recuerdo y  DOY GRACIAS A DIOS POR DARME TODOS LOS DÍAS LA OPORTUNIDAD DE VIVIR EL CAMINO QUE DIFERENCIA SER TODAVÍA  "IMPERFECTA ILUSIÓN"  Y NO "PERFECTO RECUERDO". 


Todos deberíamos valorar esta oportunidad diaria. Ahora, cuando tenemos tiempo y vida,  y no lamento y llanto.
   

      Porque gracias a quién  queremos,  no hay tiempo para envenenar pensamientos.

      Porque eso mismo,  recicla los ojos a diario. Y ayuda a respirar...

      Porque nos equivocamos, porque os equivocáis y aprendemos todos de este arte.

      Porque  a pesar de eso reímos, aunque  gritemos o lloremos.

      Porque lo bueno es estar juntos y aprender a pensar con el corazón sin ser tan exigentes.

      Porque aunque la mochila pese,  hay salud; aquí y ahora.

      
                        DOY LAS GRACIAS.  Por tener una perfecta vida imperfecta.
  
       


##Québell@esvivir##




                    En un rato iremos a comer todos juntos a reunirnos en familia, acabando- como muchas otras veces que han conseguido convencerme-,  alrededor de la copita, viendo esta película que jamás me gustó , y  por ende, que nunca terminé de ver hasta que me "obligaron " ya  mayorcita.

      Qué sabiduría de experiencia vital encierra el acto sencillo en sí, de obligarnos a verla en familia, ahora me doy cuenta; y gracias a Dios , espero que no demasiado tarde.

      Nuestro corazón a lo largo de todo el año está lleno de amor,  amor que no  dejamos salir  muchas veces por que nos preocupamos  más  del ruido que hacen nuestros problemas rebotando en nuestra cabeza. Retozamos en ellos en nuestro propio charco de miseria pensando que somos el centro de nuestra existencia y que el que el único objetivo al que nos debemos es el de llegar  triunfantemente "vivos"  al final de la jornada.

      Nada más lejos, ya que un buen día te das cuenta que las vidas que dependen de tu aparente  fortaleza maternal, aquellos a quien más quieres y por quienes darías la vida, experimentan sus propios baches con sus propios problemas rebotando en sus cabecitas... Pero hay tanto ruido en  nuestro egoísmo que  no nos permite escuchar los suyos, y nuestra venda de amor propio nos impide ver el dolor de sus miradas y su verdadera esencia.

        Es entonces, justo en ese momento, en el que el semáforo de mi conciencia pasa de ámbar a rojo y se para mi mundo en seco para intentar  apaciguar las tormentas de sus mundos, y aliviar un poco ese ruido enseñándoles el camino para serenarse y volver a levantarse de sus caídas, algunas merecidas, otras  gratuitas . 
     
        Es en ese momento, justo en ese momento, cuando  despierto y afianzo  la idea de que mi vida no puede llenarse de más satisfacción y amor que la que me brinda el amor de ellos, y me veo obligada a "verter"  todo lo aprendido de las piedras que cargo en  mi mochila para reforzar su valores. 

      Valores que por desgracia irán comprendiendo ellos solos a lo largo del camino, tal y como lo hice yo... Un camino que lamentablemente se ha vuelto más complicado que el que me  tocó vivir, por ese veneno que emana de las redes , que está  aniquilando y contaminando su inocencia, y nuestra paciencia, ya que ante la imposibilidad de "arbitrar"  los tiempos que "gastan" delante de un pantalla "super amoled", muchos sucumbimos por no enfrentarnos a la posibilidad de que nos consideren ladrones de esa ventana que actualmente los vincula a la vez que los separa.

    Enseñarles a vivir, para que no caigan, a pesar de los pesares, durante muchos "días cualquiera" que conformarán su recorrido por esta vida. Para que no duden que con mi cariño estoy grabando mi esencia en sus corazones para que me tengan siempre aunque no esté.

   Como lo hizo mi madre: amor por amor: mirando a su alrededor con un corazón sencillo... Sencillas sonrisas, abrazos, gestos y palabras. Siendo íntegros, dignos y sinceros, sin permitir que la oscuridad les roben las ganas de ser buenas personas. 

  Así que comprenderéis que cada vez le encuentro más encanto a el hecho de tener la posibilidad de que mis hijos se aburran conmigo o duerman esta película, aunque se la sepan de memoria, por que verdaderamente tenemos que demostrarle siendo nuestra máxima tarea en nuestras vidas:

  LO BELLO QUE ES VIVIR




 SIENDO NORMA DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO EN EL DÍA DE HOY.


              FELIZ NAVIDAD A TODOS.





Dimensión" Ayala"







               "Este recuerdo que quiero escoger hoy , huele a aguarrás mezclado con Álvarez- Gómez… pero me encanta.

 Bastidores, andamios, lienzos, caballetes de todos los tamaños, pinceles amontonados en damajuanas y en latas, paletas de colores con montoncitos de óleo  con colores “inventados”, muletas de torero, trajes de luces y capotes en percheros y ese aire mágico de lo que se intuye, pero no se ve;  y que huele a arte, arte  en esencia y estado puro…

    Luces y sombras, desnudos con transparencias perdidos entre claroscuros, y toreros  tristes y serios con rostros - para mí siempre conocidos- que nunca miran a quiénes los observan;  escorzos exagerados, la fuerza con la que plasma la vejez en un gesto o la personalidad que consigue en los retratos... El movimiento en los caballos, los colores de sus peces, esos tonos de piel color "carne" iluminados, tan característicos… Un sello personal  que emana de cada pincelada cargada de fuerza que ha hecho que para mí , el  verdadero protagonista de la obra sea siempre él y no sus cuadros ...

    Ese realismo característico, esa magnífica personalidad de “genio”, que implica  la “genialidad”   de ser diferente al resto. Con una particular forma de ver la vida en la que sólo nos quedamos con lo bello y lo bueno.

    Para mí, el mejor pintor del mundo, por lo que es él y por lo que ha supuesto para mí en mi vida, sin ni tan  siquiera saberlo, porque nunca se lo he dicho."


     Así empecé  "Mi imaginación como pincel", post de la Emperatriz que te escribí en 2014 ...  Y lo cierto es que  no encuentro mejor descripción para transmitir de forma "comprensible" lo que supones para mí.


                   Tú, que me ha enseñado que la verdadera genialidad no necesita de lógica, ni de perfección, ni de política ni de guerras. Ni importa ser incomprendido si tus pensamientos siguen el camino que quieren tu corazón y tu intuición.

                Tú, que eres un alma encerrada en mil sentires de todos los colores, obstinada en vivir todo lo bueno, para  soportar estoicamente todo lo  irremediablemente malo.  Agudeza que refina tu gusto selectivo por todo aquello que nos reporta deleite. Lo que no es bello para el alma nos apaga la luz y las "ganas" se nos esconden.  Tu "bohemia" intransigente rechaza con un empujón lo que no es bello: hay que pensar, ver y sentir en" bonito"... Para darle color al lienzo de nuestra vida y poder pintar el color de  todas las estrellas que queramos.

             Exagerado en todo, hasta en tu querer. Me hiciste sentir tan especial para ti queriéndome con todo tu alma magnífica, creativa, ingeniosa y fantasiosa; que no tuve más remedio que creérmelo, por eso te coloqué en mi trono.

 Y ahí te has quedado siempre. Contra viento y marea.


  No soy todo lo buena hija que te mereces y me gustaría, pero sabes que te quiero por encima de todo,  que te admiro como nunca te podrás imaginar, y que de las cosas que estoy más orgullosa en mi vida es ser tu hija...


        
 Quién pudiera darse un paseíto por tu pensamiento en ese momento mágico en que pincel-lienzo-paleta forman tu "todo", genial momento en que dejas de ser tu para ser tú mismo otra vez , pero en "Dimensión Ayala".



                    

Esa delgada línea...

`


                   Todo es confuso. 

            Hoy me he descubierto a mi misma  sumida en una pena que me traslada a ese sentir en mayúsculas tan amargo y ya conocido, que uno siente cuando se apaga una  luz que todavía debía seguir alumbrando... 

                 Así que hoy creo que definitivamente catearé mi examen de conciencia. Y me da pánico que el habituarme  a ese sentimiento  haga que  se convierta en costumbre... Pienso que me he acomodado en la cobarde y egoísta excusa de vivir mi maratón diario a toda costa conciliando mis pilares básicos y dejando en segundo plano a todo lo demás. Me auto eximo de sentirme mal por seleccionar  egoístamente por orden de importancia mis deberes: éticos y morales, para con mi familia y amigos .
          
             Es un pasaporte que anestesia mi conciencia para poder siempre postergar esa visita obligada, una llamada esperada,  devolver ese gesto amable, una deferencia con alguien, un beso necesitado, ese adiós necesario... Siempre es mejor mañana. Pero resulta que "mañana", muchas veces más de lo que imaginaba, no llega para esas personas  que nunca imaginaste que se convertirían en recuerdo antes de lo esperado.

    Y el mañana siguiente se convierte así en un privilegio para los que nos quedamos.

            Ser consciente de lo delgada que es la línea que separa "estar" de "no estar" te hace averiguar lo pequeñitos que somos. No somos nadie: sólo la sonrisa que dejamos en quien nos quiere grabados en sus recuerdos y el corazón de quién estrechó un vínculo de afecto. 

              Ese vínculo que te une a esas personas especiales para siempre allá donde estés por tiempo que pase. Ese vínculo que se crea por "algo", permanecerá para siempre: cierta complicidad, un tono de voz familiar, una sonrisa transparente, la forma de enfrentarse a situaciones, de afrontar adversidades,  la forma de darte cariño, de darte importancia y un sitio en su corazón, una semejante forma de sentir, de pensar, LA FORMA DE VER LA VIDA...

              Somos las lágrimas que derramarán por nosotros y el sentimiento agradable que despertará el recuerdo de nuestra presencia. Alegría, sol y aire fresco.


             Hasta pronto. Tú si que eres preciosa. Me quedé sin ese beso por tonta, y por egoísta;  y no tengo excusa.  Y  tu mañana seguro está lleno de paz, descanso  y tranquilidad.  Ahora brillarás arriba. Espero que cuando te encuentres allí con mi madre compartas buenos ratos y sonrisas con ella...  Creo que te ya te dije que me recordaba a ti.