BURBUJAS (BUBBLES)













  Te despiertas. Abres los ojos, reseteas e intentas hacer un repaso mental al día anterior para saber con qué pie tienes que intentar bajarte de la cama, para no perder del todo el equilibrio de tu vida.

  Pasan unos segundos , y vuelves a ti... Reparas en que te está volviendo a invadir esa extraña sensación. Es verdad, es una realidad; no una pesadilla, por imposible que parezca, no es una película, está pasando.

  Es una sensación rara, podría decirse incluso "nueva", sí, entrecomillada, en negrillas y cursiva; que te impulsa a no saber cómo encajar un poco de cordura entre todas estas emociones que nos están volviendo locos.

  Y me doy cuenta de que mis miedos de toda la vida, los de estar por casa, han cambiado. A mi escala de valores la tengo puesta centrifugando en mi cabeza. Las preocupaciones que tenían mi copyright, -que me intentaban arrebatar un poco el sueño cada noche-, están siendo arrasadas por un vulgar bicho que viene haciendo surf en un Tsunami Pandémico, sin saber todavía muy bien de dónde viene , y mucho menos, a dónde es capaz de llegar con la intensidad de esa ola: EL MIEDO DE TODOS.

   Así, que ahí , en mi cama, me obligo a abrir los ojos, respiro, cuento hasta diez aunque tenga ganas realmente de contar hasta mil, y activo mi propio estado de alerta emocional, que me va a da la fuerza suficiente para estar bien  y sobretodo para poder hacer que mis "compañeros de guerra" lo estén: ese estado de alerta que me obliga a estar 24 horas en guardia, observando a cada uno de ellos, analizándolos despacito, para descubrir cómo están atravesando esta historia- película nueva para todos-, que ojalá sea muy pronto ,esperemos; no será más que eso, UNA HISTORIA QUE CONTAR.

  Quiero que rían, necesito escuchar sus risas, de esas que son de las buenas, de las auténticas, de las que sientes que sanan el alma... Porque el tiempo que duran esas carcajadas le están  ganando batalla al miedo . Su miedo, alimentado en gran parte por el reflejo de la incertidumbre general, y sobretodo la de sus propios padres- su ejemplo-... 

  Pero la sobredosis de información, unida a la sospecha de la desinformación, y el terror de no saber qué va a pasar o cuánto tiempo más va a durar, la reciben de manera constante por todos lados. Y como tienen tiempo suficiente para asimilarlo, meditarlo y engullirlo a regañadientes, -y mucho-, van tiñendo sus esperanzas de un desagradable verde oscuro que les arrebata la chispa que se les enciende al reír.

  Pues se acabó. ¡Vamos a ganar la batalla!. Porque sí, porque somos humanos y grandes, y "él"( lo pongo más pequeñito porque no se merece una letra normal), un vulgar bicho. Porque vamos a salir de todo más fuertes y unidos que nunca. Porque estamos descubriendo el valor que tenía el tiempo pasado y la calidad que debe tener el tiempo futuro. Porque de todo el mal que está intentando dejar vamos a sacar refuerzo. Porque le vamos a dar claridad a la esperanza de nuestros niños con risas, bromas y energía positiva. Porque vamos a hablar con naturalidad de nuestros planes futuros; porque los tendremos, y podremos llegar a salir a entrar, a achuchar, a besar y a apretar manos...Porque no vamos a insuflar con dudas más aún su incertidumbre. 

 Porque todo el esfuerzo y sufrimiento que está absorbiendo de todos los que nos intentan cuidar le da PODER, Y NO TENEMOS QUE PERMITIRLO no vamos a dejar que se cuele en nuestras casas. Porque la única debilidad de la que se puede alimentar es que no lo conocíamos

  Nuestra casa es nuestro castillo, y lo defenderemos a capa y espada con pensamientos positivos, planes y muchas risas. Así ayudamos en esta guerra, confinados entre nuestras murallas con buenas vibraciones para que no haya más heridos...

  Y mientras están los verdaderos guerreros luchando, - los profesionales que se juegan a diario en el campo de batalla la vida por nosotros a cañonazos de valentía y pistoletazos de coraje-, nosotros nos  quedamos aquí en casa y no nos vamos a quejar más de nuestro "encierro", porque es el arma más útil para ellos,  los que nos defienden. 

  Porque estamos sanos, vivos y juntos. Porque el tiempo no se ha parado; lo que se ha parado es nuestro ritmo de vida sin pedir permiso, quedando circunscrito entre las paredes de nuestra casa. Transformando todo en una oportunidad para conocernos mejor, en una circunstancia que nunca imaginamos...

 Descubriendo que somos solidarios, que nuestros corazones unidos tienen más fuerza que nunca y eso me llena de un tipo de orgullo que jamás había sentido hacia personas que hasta no conozco, invadida entera de una gratitud inconmensurable, por todos los gestos desinteresados.

REÍD Y SED FELICES DENTRO EN VUESTRO CASTILLO... COMO SI DE LA MEJOR  Y MÁS SANA DE LAS BURBUJAS SE TRATARA.




Lo saben las flores lo saben...











      Un día cualquiera. gris, de los que nunca me gustaron, y a él tampoco.
      Recibo la primera de las cinco llamadas de rigor y de amor diarias que me hacía con su peculiar e inconfundible tono de voz ...

 -" ¡OOOh mi queridaaaa hijaaaa ¿Cómo estás linda flor de la playaaaaa?-"

     Y no sé cómo,  conseguía enfrascarme en cualquier conversación tiñendo mi gris y el suyo con su fantasía y exageración en transmitir cosas bonitas. Imaginando juntos el olor del azahar que tendrían los árboles de la Avenida después del mal tiempo y acabando riéndonos de nuestra dichosa meteoropatía genética,  y de lo buenas que estaban las coliflores "rehogás"  con un chorrito de las naranjas amargas de esos árboles. 

 ESO ERA  ARTE Y AMOR, CONJUGADO  CON  LA PROTECCIÓN Y  TERNURA QUE SE SIENTE POR LOS HIJOS.


  Mi padre conseguía que me asomara a su ventana. A  esa  por la que  se asomaba en los días grises. Para que viéramos juntos desde el otro lado. De nuestro lado, del lado de almas que sienten similar. Con los ojos de quien decide cómo percibir lo que nos gusta o disgusta de la realidad. Disfrutarlo o rechazarlo. transformarlo, decorarlo... Con la magia imprescindible de la imaginación; incomparable tesoro para la supervivencia de un artista.

 Para mí un artista siempre ha sido todo aquel que es capaz de crear ALGO  de la NADA. Llenando así TODO  de contenido. Sensibilizando aun más nuestros sentidos para que seamos capaces de percibir toda su energía, limpia, potente y directa; toda su PASIÓN. 

Consiguen dotar a los sentimientos  de una  emoción tal que nos elevan el alma;  generando una actividad en nosotros que nos entusiasma, que nos mueve , -y  conmueve-,  que nos despierta y que nos fascina... Brota de lo más profundo, de ese fondo que permanece dormido y aletargado por nuestra rutinaria realidad.

 Un artista, cualquiera que sea su medio de transmisión activa el motor de esas emociones perezosas; las que se pierden entre las escondidas y las dormidas dentro de esa NADA. Y se las lleva de paseo dirigiéndolas directamente a un cambio de estado... APASIONÁNDONOS.

 DECORAN LA VIDA. HACEN EL MUNDO MÁS BONITO. DISFRAZAN REALIDADES. EXPRESAN , TRANSMITEN E INTERPRETAN. TRANSFORMAN, AGRADAN Y CREAN.  Y COMPARTEN SU FORMA DE VER LA VIDA CON ESE "SENTIDO DE MÁS" QUE SOLO TIENEN ELLOS. LA CAPACIDAD INTUITIVA DE CREAR PARA TRANSMITIR.

     Mi hermano mayor, Iván Ayala Gallardo, es un artista.  Creo haber logrado interpretar su realidad y ha conseguido transmitirme su modo de " genio  escondido". 

     Chapó por tí, y por todas aquellas personas que tienen el don de hacer la realidad más agradable intentando transmitir emociones a través de su magia y de su arte. 

     A todos aquellos que ponen ARTE  a la vida dándole, sentido, color y música para que la aprovechemos tan intensamente que la palabra "VIVIR" sea motor y  gasolina del alma.



Las flores



 Lo saben las flores,
 lo saben,
 que hoy hace un día de amor.


Lo saben las flores
lo saben...
que mañana la luna será el sol.

Mañana la deuda pagada,
y ayer el día vencido.


Lo sabe la tierra,
lo sabe,
que mañana lo saben las flores.


Mañana las flores sabrán
que ayer la luna fue sol.

Mañana la deuda pagada,
y ayer el día vencido.


Lo saben las flores
lo saben...
que mañana la luna será el sol,
ayer el día vencido,
y mañana la deuda pagada.


Si días me dieran contados
ayer me iría vencido.
Lo saben las flores lo saben
que hoy hace un día de amor.


Si me diera por verte en el día.
Si me diera por verte en el amor.
Porque las flores lo saben , lo saben,
que la luna salió antes que el sol.


Si me dieras el vino de tu boca,
una fuente te haría yo.
Porque tu vino es fuente y es mar
y a la mar y a la mar va a parar.


Si me dieras del vino de una fuente,
una fuente y el mar de tu boca,
que una fuente y al mar va a parar.

Lo saben las flores lo saben
que mañana la luna será el sol,
Lo saben las flores lo saben,
que hoy hace un día de amor.






 Iván Ayala. Mención en Poesía.Certamen de AFEMEN.



                                                               



   

Feliz 80, papi.







               ¿No sería bonito... haberme despertado hoy  para felicitarte por esos 80 añacos que cumplirías?


               Pero no, este día no ha sido así. Ni te llamé, ni te escribí, ni me llamaste para reñirme por no haberlo hecho temprano, o haberlo dejado para después de otro "algo" de mi caótico trajín. Me he tenido que conformar con cambiar mis fotos de perfil para marcar en fosforito mi querer.  Y te he puesto a ti. Cosa que te habría mosqueado; lo sé, pero aún así lo habría hecho , me habrías reñido, nos habríamos enfadado, habríamos discutido, nos habríamos perdonado y habríamos seguido queriéndonos.

                El caso es que la  sensación de vacío y la penita  sin consuelo se ha ocupado todo el día de dejar mi sensibilidad en cueros y he estado "tontorrona" todo el día imaginándote, re-imaginándote y volviéndote a imaginar, adornando a conveniencia mis recuerdos. Coloreándolos: los más feos los he teñido de verde; con la esperanza de que las decepciones que tuviste conmigo como persona no te  hubieran condicionado las expectativas que tenías de mí como hija; y  los más bonitos  los he puesto en un jarrón con flores amarillas y blancas ,- y una ramita de hierbabuena pa que huelan bien-.


          Todos ellos, mis recuerdos, bien exagerados para que llegue el sentimiento más alto, a ver si te encuentran... No será difícil, porque estás aquí también. Es fácil. Tan solo tengo que cerrar los ojos e imaginar : mi "yo" de pequeña, entra en el portal de mi casa y empieza a percibir un olor. La mezcla perfecta: óleo, aguarrás y tu colonia; mientras voy viendo tu cuadro/muro en el portal  y me voy entusiasmando más  a medida que avanzo  llegando al ascensor ¡porque el olor va aumentando! Hasta que entro finalmente.  No me queda duda:  todo el ascensor está impregnado de ti y  has venido, estás en casa y te voy a ver. Y ese simple hecho, sin haberme fundido en ese abrazo todavía, ya me bastaba para ser la más feliz del mundo.¡Te pondría la cena! Y sólo me hablarías de cuánto me querías sin parar de inventarte historias para  buscar  con tu particular fantasía mis sonrisas y mi admiración... 


     Esos 7 pisos que subía el ascensor  mirándome yo sola la cara de felicidad en el espejo y canturreando poniendo carantoñas durante todo el recorrido ( sí, sí esas todo el mundo lo ha hecho alguna vez!),  eran una galopada a caballo en ilusión con el corazón saliéndome del pecho.Creo que me inflaba  como un globo por segundos y  flotaba entre pajaritos que no paraban de cantar; ¡te aseguro que si se descolgaba el ascensor no me hubiera caído nunca!


     Cuánto y con qué intensidad te quise, te quiero y te querré.  Querer sin medida. Querer a un héroe. Querer a un genio. Querer a un artista.Querer  incondicional . Un ser excepcional con un sentir excepcional, que nos enseñó a querer de manera excepcional con un querer selectivo pero abierto, libre de cadenas, siempre inclinado por que la realidad aunque cruda, tuviera una "estética agradable". Y eso sí, siempre presente, igual que ahora... Nunca me faltaste; aunque te faltara yo.



        Eres artista en forma de ser y de sentir; con el don de conseguir que de la parte de persona de carne y hueso que  llevamos dentro, de esa  parte de simples "mortales" que tenemos;  emane con una potencia incontenible, la magia absoluta de poder percibir  tu  propia "dimensión", tu perspectiva , tu propia interpretación de la realidad, elevando así esa creación a lo más sublime que se puede conseguir:



 CONMOVER CON TU OBRA Y CONSEGUIR INMORTALIZAR MOMENTOS CON  SENTIRES, ANULANDO LO LETAL, LO CADUCO, LO GRIS, LO AGRIO, LO FEO...  ESO SÍ QUE ES ARTE.




 Quizá no fui la mejor hija; quizá no fuiste el mejor padre. Pero el simple hecho de querernos y aceptarnos sin demasiadas preguntas ni reproches jugando a vivir en el rechazo a lo oscuro que dejaba sin luz  a los pensamientos que necesitábamos claros y coloridos ( inclinación compartida), fabricó un cariño especial entre nosotros que nos hizo invencibles.


Ser querida por un corazón de tu categoría me ha hecho ser como soy y querer a los míos como los quiero;  y hoy y siempre te llevaré conmigo aunque estés repartido entre todos los que tuvimos el privilegio de"ser" un poquito de ti. Y cómo no, vives y vivirás  repartido entre toda tu obra , y pondré todo mi empeño en que así sea. 



Porque duele tu ausencia, pero solo eres invisible para los ojos de quien no ha tenido el honor de vivirte.


 SIEMPRE AYALA















 Querido gordito mio,

     Parece que ya pasó. Y si no pasó, al menos hemos quitado el pie del freno y estás más tranquilo, que ya toca.

    Creo que ya te he contado muchas veces la historia/anédocta  en la que tu abuela solía decir a tu padre - serenamente y sin alterarse- cuando se quejaba el día ( uno cualquiera),  que le habían salido los garbanzos duros:

 -" No pasa naaaada, tú tómatelos hoy, ya verás como la próxima vez seguro que están más tiernos y te sabrán mejor."

    Pues eso. Pues es verdad.  De eso va esto de la vida, gordo. Hoy te toca comerte un garbanzo duro, pero aún duro y todo, alimenta, y además no tienes otro plato. Es el que hay. Y a la próxima que pruebes otro garbanzo duro ya no lo considerarás "tan" "tan"; seguro que te parecerá menos que el anterior  porque ya te comiste un plataco entero antes y ya sientes que tienes un máster hecho en zambullirte "a cara perro" garbanzotes duros.

   En fin, con todo esto quiero explicarte que ojalá que todos los garbanzos duros que están previstos para que degustéis a lo largo de la vida me los pudiera comer yo- que ya me he convertido en termomix-, pero no, resulta que la vida es caprichosa y quiere que te enteres  prontito  tú solo de lo insignificantes y pequeñitos que somos a su lado ante el poder que tiene para cambiarte los planes en un solo segundo sin que te enteres, cuando te quiere echar un pulsito. Y   para ti se queda, ¿ verdad?

   Pero, ¿te cuento un secreto? De todo esto vas a sacar solo cositas buenas. Creo que ya te has dado cuenta. Y ya sabes lo pesaíta que soy con el fenómeno resiliente.  Tu sonrisa, la fuerza que de ella sale, incluso con lo débil que has estado; lo puede todo.  Esa sonrisa perenne , que te identifica y que has mantenido en todo momento sin saber muy bien qué estaba pasando , pero que mantenías constante para no preocuparnos, te hace confirmar lo que eres: UN CAMPEÓN. Con ella ganas los pulsos. Realmente lo que te hace ser quién eres  es LA  ACTITUD; es  cómo asumes lo que te traiga cada segundo de pulso  para encarar el siguiente.  Y aunque esto no sea una película de las que tanto te gustan de MARVEL, con esa actitud te vuelves un super héroe invencible.

  Esa sonrisa ha conseguido amontonar todo ese miedo y esa incertidumbre que has sufrido, y lo has metido en un saco. ¡Remuévelo todo bien y ya verás como salen estrellitas de entusiasmo y corazoncillos petaditos de agradecimiento a la vida por cada garbanzo engullidoooo!

   Así que ten claro que el drama no es drama, hasta que tú decidas que lo sea, tienes que ser un buen CAMALEÓN  TODOTERRENO  que se va  mimetizando y va adquiriendo el color del suelo que pisa y se va adaptando a lo que va sucediendo sin mirar a los lados ... Sin buscar explicaciones... Hay que SONREIR Y PUNTO, y a lo que vaya saliendo, porque se necesita de mucha locura y buen humor para encontrar sentido y afrontar con sensatez tantas cosas que nos pasan ( y que nos tendrán que pasar), entre tantas injusticias que te harán preguntarte: "- ¿ Y porqué a mí?-"

   Pues porque sí, porque hoy te tocan a ti los garbanzos duros y mañana al de enfrente, pero nunca podré prometerte que no habrá más, porque todavía te quedan unos cuantos que masticar solito: todo lo que no controlas, los desvíos de tu rumbo, los obstáculos, todo lo que crees que te desestabiliza; QUÉDATE CON TODO. NO QUIERAS ESCAPAR DE NADA. Cómetelo con patatas con una sonrisa. Que ese entusiasmo que traes de serie no se vea ametrallado por lo que no logras controlar a lo largo de tu vida. 

No permitas ni un solo segundo que el miedo le reste " chispa" a tu forma de sentir

Porque  cada esfuerzo , cada emoción por superarte, te llevará a ser más grande y mejor .

   Y un buen día te despertarás, repasarás tu vida en un segundo y te darás cuenta de que ya pasó, que todavía duele , pero un poquito menos que lo que dolió ayer; y pasarán los días, y cada uno de ellos te traerá algo distinto, que te podrá gustar más o menos, pero de lo que tendrás que aprender un poquito más cada vez. 

   Y la vida te querrá atrapar muchas veces, otras te querrá poner trampas, te hará ver lo que no es y con todos eso te desafiará de nuevo y te pondrá a prueba . Y cuantas más pruebas, gordo, más sereno, más sabio y más feliz. 

   Así pues: DECEPCIÓNATE. Y párate  a pensar, valora, aprende... Pero después SONRÍE. Sonríe con valor, porque así se enciende tu alma y das a los demás luz y serenidad. Y si eso te da PAZ, ya te lo está dando TODO; 

PORQUE TODO ES VIDA y LA VIDA ES TODO.

 Grande Carlote. Orgullosa de ti.

TE QUIERO

P.D.: Aunque pases de mí y de mis cartas ( o no las entiendas muy bien)  te aseguro que cuando la leas dentro de unos años te traerá una sensación agradable.  Yo guardo alguna de mi madre y aún la leo. Y leerla me la devuelve un rato recordando cómo me quería y la fuerza que desprendía su sonrisa y su esencia... Sin dramas. Dramatizar le  resultaba aburrido y una pérdida de tiempo. Y así es.











       Guau. Última publicación en octubre del año anterior. Muy mal... ¿QUÉ HABRÁ PASADO?


   Bien. A riesgo de llegar tarde a la tutoría de mi hija 3, me puse  a escribir  ayer  INCREÍBLEMENTE Y  A ESCONDIDAS EN LA COCINA , aunque por el número de  veces que me preguntó si estaba segura de que me iba a dar tiempo y no iba a llegar tarde, me hace convencerme absolutamente, del increíble poder que alcanza el detector telepático que  los avisa cada vez que bajo la guardia.

   Empecemos. Esto es terapéutico para mí, pero como muchas otras cosas las he ido soltando de "la mochi" porque me pesa, - y mucho-,  ( no sé muy bien si a mí o a mis queridos hijos) y encontrarme huecos se ha convertido en una batalla campal que por serenidad espiritual y familiar decidí borrar indefinida barra temporalmente de mi vida. O DE LAS SUYAS.

    Pero ayer, decidí echarme la manta a la cabeza  porque creo que tengo una especie de  ATASCO EN EL VIVIR, que difícilmente creo que sea bueno para el sentir y proceder en consonancia con la cantidad de historias, problemas y  soluciones que debo seguir tomando para ellos, como buena "Oficina de Reclamaciones",- esta expresión  sé que le encanta a mi amiga la Poppins- , en la que me han convertido.  

   Resumiendo :  creo que a la varita mágica maternal se le están gastando las pilas.

    Bueno, el caso es que ayer ( ¡y hoy también!) estuve desayunando con mis Amigas ( en mayúsculas)  de esas de las de primera categoría; de las buenas de toda la vida de antes,- y de la  vida que me queda por vivir si Dios quiere, ¡por favor, por favor que Él quiera que sea muuuucha!-; de las que te hacen  querer estar al pie del cañón y no con la escopeta cargada, y con las que te descargas en cuestión de segundos con desahogos comunes. Y lloras , y lloran y ríes y te ríes, y os desnudáis  hasta que los sentimientos se quedan satisfechos, y en cueros.

   Y entre muchas otras cosas hemos estado hablando de la inevitable verdad que nos engulle y estamos empezando a aprender a asumir . Nos hacemos mayores... Y hablando de nuestra metamorfosis, y de las cremas y ampollas mágicas para las arrugas y nuestras carnes blandas - que algunas preferímos esconder  ya con bañador/trikini en vez de bikini -, me hizo llegar a esta reflexión que me ha dado el empujonazo para escribir y robar de nuevo tiempo al resto de mi mundo:  No son las arrugas, ni la flaccidez de las carnes ni la celulitis del cuerpo serrano lo que me preocupa que se vea. 

 ME PREOCUPAN LAS ARRUGAS ,  FLACCIDEZ Y  LA CELULITIS EN LA FORTALEZA DE MI ALMA.

 Creedme, es la batalla que peor se me da perder.

    Envejecemos,  sí. Pero más que por el deterioro irremediable del envoltorio , me doy cuenta de  que es porque el contenido y la fortaleza, - mi alma-, va perdiendo ganas ya de soportar ciertos aspectos, actitudes o situaciones en mi vida. Por pereza.  Esa Pereza ( vamos a ponerle mayúsculas también)  o "Pere" que esta devorando a mis hijos y a sus generaciones, acompañada de esa frasecilla que tanto me irrita: 

- " Me da Pere".

 El tener ganas de aliviar la mochila por " Pere", poniendo distancia -mucha- con todo aquello que me envenena, me absorbe energía o me decepciona, me hace sentir  que me estoy  acurrucando en una especie de   "descansillo del vivir" .

    Si, sí; leí ayer  un pensamiento de un escritor, creo que alsaciano, el Dr. Schweitzer (¿?), que me encantó,  y que plasmaba cómo un hombre que navegaba por el océano tiraba por la borda sus provisiones y su agua para aliviar su barco durante una tormenta. Después, navegaba más rápido y sin peso , pero se moría de hambre y de sed. 

Da que pensar, ¿ verdad?

    Creo que es justo lo que nos está pasando, o al menos a mí, en esta etapa de mi vida en la que estoy tendiendo a la flaccidez de mi alma y de mis fuerzas. Yo creía en verdades impolutas y creo que la realidad  es un pelín más sucia  y nos cuesta más caro limpiarla de lo que pensaba nuestro " Yo" de hace 30 años.


    Esto es una verdad como un templo, feísima, y que me resulta supér incómoda e indigesta: vivir en ocasiones se convierte en  ir dejando atrás lo que más pesa, asumir batallas que es mejor perder; alejarte de tu alma, de tus ideales, desconfiar de los demás, estar siempre en guardia, ausencia de causas. Resignarse impepinablemente ante lo que no puedes cambiar. Renunciar al entusiasmo. Descubrir que las mentiras resultan rentables para muchos, y más aún  las zancadillas... Arrojamos en definitiva por la borda nuestro ideal de vida para aligerar peso y navegar sin complicaciones, más ligeritos.  Por " Pere".

¡ME NIEGO!  No quiero acurrucarme en ese " Descansillode vivir" y perder batallas por  "Pere" ; quiero, mejor dicho : 

NECESITO VIVIR, VIVIR, VIVIR .

     Y equivocarme, y decir verdades, y no tener miedo, y darme, y ayudar, y perderme, y que me busquen, y encontrarme y encontrar y poner a quien quiero por delante, y no morir antes de que me lo certifiquen en una partida de defunción.  Humor, amor y entrega. Y seguir siendo una entusiasta "carajota" , como se dice en mi pueblo.

Y que Dios me ilumine a la hora de tirar provisiones para seguir navegando sin morir de hambre o sed.

MORIR VIVA  Y ARRUGADA. QUE LA VIDA ES VIDA Y DEBE SER VIVIDA, NO PARA AISLARNOS EN "DESCANSILLOS" POR TENER LAS CARNES DEL ALMA BLANDENGUES. 

    Bastante doloroso es el mundo como para no ayudar con una sonrisa; perfecto anticelulítico y reafirmante para tu alma y la de los demás. Disipadora de nubes y protector de todo mal

    Y volviendo a la reflexión del Doctorcillo sabio,- que me flipa que sea de mi querida Alsacia-,  y  a quien le debo esta pequeña intromisión barra vuelta en la escritura,  agradezco millones que no me toque ser ni haber sido  una provisión que tirar por la borda para aligerar el peso del barco de alguien que me quiera. Y llegado el caso, me alegro de ser alivio en el navegar si me tiran por la borda los que me quieren menos o mal. Flaco favor.

QUE VIVAN LAS ARRUGAS.EL DESAYUNO CON MIS AMIGAS Y EL BARCO DEL DR. ALSACIANO.












Móvilus terribilis








            Ahí, tirada en el patio de mi casa, mientras hacía un  descansillo de 30 segundos entre carrera y carrera con mi hijo"4" (para alejarlo un poco de tanto Terribilis , de Peppa Pig  y sus compañeros de cartelera en Clan, y de todo bicho animado del "Yutu" ...) yacía yo en el suelo; él en moto-correpasillos cual apisonadora y yo con mini patinete oxidado de mi hija "3". Ahí me replanteo yo estos momentos de mi vida. Mirando al cielo, en plan  "aquímequeounratitoquenomevenadie".

              -" Mira gordo, ¡qué bonito está el cielo!- le digo recién caída del patinete, un poco con la espalda tiesa, y tiesa también de pilas, intentando dosificar mis ralladuras de coco (o de limón), con la medida justa para no desestabilizar a mis biorritmos, o como quiera llamarse aquello que me hace todo los días tirar del carro y no volverme majara en el intento.  Locos biorritmos ... Y espachurraíllos también.

            Bueno, no terribilizaré más, ya que no sobredimensionar mis aconteceres recientes, se está convirtiendo en mi pilates personal. Porque,  NI TODO ES TANTO NI TANTO ES PARA TANTO, Y "TANTO" ES LO QUE NOSOTROS QUERAMOS QUE SEA .

       Pero como toooooodo en esta vida,  hay soberanas excepciones. Y creo sinceramente que hay algo que se me está escapando... Bueno, a mí y creo que  a un@s cuantos "gestor@s familiares" más.

      Me explico: se me están acabando los recursos para tirar  el  muro que se viene levantando desde hace unos añitos ya, que delimita  claramente el área entre mi espacio y la  "confort  zone "de mis hijos:

El "Móvilus Terribilis".  Y conste que lo he probado casi todo:

  ¿ Media hora para leer libro diario? Sí, sí, sí; "claaaro que sí guapiii". Aunque sea un cómic o un libro de cocina japonesa: Batalla perdida.
  ¿Trabajos forzados extra en casa? Derrota total.
  ¿ Libertad condicional? Ídem.
  ¿ Restricción a media hora de uso al día? Me dan 100 vueltas y hacen el pino puente con mis despistes.
  ¿ Sin dinero?  Tiran de huchas o aparece dinero milagroso de tipo "tengotodavíadelacomunión" o de "cuandolaTíaPititamedióenPrimeroPrimariaparachuches" 

¡¡Ejem, ejemmmm!!! Pero ¿perdoooonaa? ¿ Qué me está pasandooooooooooo? ¡¡¿ Mi autoridad ha pillado un vuelo de esos de los de Ryan Air, de los que yo cogía tanto antes de que me arrebatara mi dignidad maternal el terribilis?!!

      Y la santa medicina sé que diréis que supondría quitárselo para siempre,  eternamente, que es de lo que te entran ganas; pero es que egoístamente a mí me conviene que lo tengan... Y soy blandiblú ( o "slime" que eso se lleva mássss) toda yo, porque tampoco los queremos hacer diferentes.

     Y es que  lo ven como un tesoro preciado que los hace ser mejores , cuando nosotros lo vemos como un tsunami que arrasa con su atención  provocando daño en el querer, en la simpatía, en la manera de relacionarse, en sus ilusiones por vivir, en el concepto de lo que es la vida. En sus mentes. En las nuestras...  DISTRACTED MINDS!!


Se me hace un mundoooo controlar esta droga tan absurda de mis hijos, que nos engancha a nosotros también, de manera incongruente total; para que engañarnos. 


  Se nos están acartonando a tod@s las neuronas, que lo sepáis.

  Es un imán absorbe-atención, merma-ilusiones, y llave para que a la sapiencia juvenil le falte gasolina; y un abono directo para demencia senil y Alzheimer para los más maduritos.  Fijo. 

  Nuestra  permisividad y libertad total -por la conveniencia a la que a mí personalmente, me lleva mi caos diario-, está convirtiéndolos en "seres de hoy en día" que huyen despavoridos de todo aquello que huela a responsabilidad y gozan de un arte sin igual para que los dejes en paz, adquirido a base de aburrir a sus padres;  que los ignoran derrotados y cansados ya de advertir cinco veces para que te atiendan a la sexta.

- " Castigad@ sin móvil!! Castigad@ sin móvil!!! - "Castigad@ sin móvil!!!- " Castigad@ sin móvil!!"

  Eternamente castigados sin móvil. Hasta me aburro yo de escucharme.

  Conocen  mucho antes de lo que les toca, los mares descontrolados de la red. Pero van a la deriva. Sus inocentes conciencias (¡ojo! de algunos...) son incapaces de asimilar lo que reciben,  y les queremos tanto que se nos están desdibujando los límites del consentimiento, poniéndonos la venda del cariño en los ojos. 

        
   Y lo peor es que lo ven normal, porque Perica, Juanita o Mengano también lo hacen. Y ya han asimilado encontrarse con barbaridades que no deben en esa gran ventana a lo desconocido. Han asimilado bichear cual "viejas del visillo virtuales" en las historias de Instagram de los demás.

   Y lo único que les preocupa es  no estar en el pellejo virtual del otro , en la realidad que  muestra la red al otro lado de la pantalla -  realidad tuneada totalmente con el filtro de la vanidad inmadura -,  suscitando envidias sin sentido, vacías de fundamento; fomentando competitividad valorándose ellos mismos en "seguidores virtuales" y no en amigos para siempre , olvidando lo maravilloso que es aprender a ser uno mismo.

   Y no saben que las historias que  realmente deben vivir son las de verdad, las de carne y hueso y sobretodo y por encima de todo las suyas propias. Las historias de una civilización normal, para ellos carroza o retrógrada: la que se educó a rodillazos en el parque o la placita de turno y bocadillos de chocolate . Pero no, ahora con 11 te piden dinero para irse a una pizzería después del colegio un viernes, y si te niegas se monta una guerra mundial porque los haces "raros"... Cuando en mi casa era una fiesta el día que se pedía pizza o un chino. Quizás la rara sea yo, quién sabe.

   ¿ Quién no tiene que esperar  desde hace años a que terminen sus partidas  por que están"on line" , antes de que ni tan siquiera  se pueda  abrir la boca por que te suplican desesperadamente que te esperes como si se fuera a autodestruir el aparato si no terminan la partida?

 ¿Y las comidas?  ¿Qué me decís? Si hemos conseguido prohibir al terribilis en la mesa, ¿ quién no les  ha pillado con los ojos a la virulé  y/o el móvilus medio caído entre las piernas? ¿O con la cabeza mirando fijamente absortos al plato con el móvil colocado justo en la misma dirección de su campo de visión?

 Móviles escondidos debajo de colchones, entre cojines o debajo de la almohada:

 " - ¿ Quién ha puesto esto aquíii??? ( Eso me dijo con todo el morro que pudo mi hijo2 cuando le pillé la primera vez al darle un beso de buenas noches).

 Móviles que parecen indestructibles y sobreviven a pantallas rotas  y al mal uso que le dan queriendo, por que guardan la esperanza de que les compres uno mejor si consiguen romperlos.

 Aumentan cada vez más los silencios... ese tiempo que pasamos en "ralentí" se nos escapa. Cuántas cosas se podrían hacer con todo ese tiempo... UN TIEMPO PRECIOSO CON EL QUE PODÍAMOS HABER HECHO TANTO, ESE "TANTO" DEL QUE HABLÉ AL PRINCIPIO, QUE HUBIERA SIDO...


 LO QUE NOSOSTROS HUBIÉRAMOS QUERIDO QUE FUERA.

    

   


Ayala's way





         Supongo que hasta que uno no consigue colocar cada sentimiento en su estancia correcta no deja paso a nada más. El sentir se te encalla y en consecuencia ese batiburrillo de emociones se nos amontonan pidiendo a gritos que alguien que no sea uno mismo los ordene, para poder seguir tirando.
            
            No he sido capaz de escribirte antes por miedo a darme cuenta de que la fuerza de lo que siento no te llega allí, por que estás  tan lejos o tan cerca; quién sabe ... Y me gustaría  contarte mil cosas que no he podido, como que supieras que lo que se siente al ver tu obra , ahora que estás fuera, te gustaría. Es bonito sentir esa conexión especial con algo en lo que sé que estás. En cada pincelada, en cada destello, en cada tono, en cada rostro... En ese olor que todavía desprenden tus cuadros.

           Y seguro que ya has comprobado que tu dimensión te  ha hecho eterno. 

Esa eternidad ten por seguro que se encuentra en quién te siente y te recuerda. Créeme.

           Y hoy es uno de tantos días que me habría gustado escaparme a verte. Lo más parecido que encontraba a que se parase el mundo para bajarme un rato era ir a verte al estudio , para quitarme la capa  de "todo lo puedo" un rato contigo, aunque no hablásemos, aunque estuvieras molesto conmigo por cualquier actitud o alguna historia mía que  no pasara por tu visto bueno.

         Avergonzada  siempre, por tantas veces que no te podía contestar a tus llamadas por que siempre había algo que en mi "escala" te relegaba a un puesto más lejano en mis prioridades.

              Esas absurdas prioridades que me va marcando mi hambrienta rutina que a diario se zampa de un  sólo bocado las ganas, las fuerzas y el "tan necesitado" humor para no morir de realidad ; desestabilizando así el equilibrio de mis "quereres". Quereres varios, los que con el paso del tiempo siguen estando y se vuelven intensos afianzándose y enganchándose a hierro a tu corazón para siempre, y otros que van perdiendo fuerza hasta que se pierden en mi  "terrible"- pero involuntaria- recurrente  inconstancia.

           Qué equivocada estaba... Qué equivocados estamos todos esos "afortunados" a los que nos toca el querer intenso de quién te elige, pensando que siempre contaremos con ese refugio para reciclarnos, para escondernos,  o para resurgir de esas cenizas a las que nos lleva el  trajín del  caótico  estrés diario.  Ese querer  que se vuelve "salvavidas" cuando cuenta con la magia de lo incondicional,  y que te deja absolutamente desamparado cuando te falta...

Y cuando lo buscas para no ahogarte, cualquier día como hoy, te das cuenta que se perdió con él.

    Así que hoy no podré evadirme en un abrazo empapado en olor a ti, hablando de da igual qué cosa, arreglando desde nuestra realidad idílica, la fealdad de la realidad verdadera. Adornándola como sólo hacías  tú por que eres mi padre,  y  con ese "cargo" te obligabas a estar siempre para todos. 

       Contándome historias dignas de poner en cuarentena, que aún hoy no sé muy bien si pasaron... ¡Pero qué bien las contabas y cuánto nos reíamos!. Como cuando me contaste  cómo te llamaban en Jerez por que siempre  andabas avistando a tus presas antes de acecharlas desde la barra del bar: " Halcón de la Venencia", de jovencito con tu traje blanco escamondaíto, con tus amigos, pero tú siempre el mejor, sin poder ser de otra forma.   Yo tan solo te escuchaba y me perdía en tus relatos... Como hija queridísima elevada al infinito que necesitaba ser para curarme de vez en cuando, y lo único que tenía que hacer era dejarme querer y admirarte y quererte. Que no es poco.

        Máximo exponente de la fantasía en mi vida. Creador de realidades mágicas alternativas. Las verdaderas. Sigues y seguirás. Por que el genio no muere. El genio crece en quién tiene la suerte de apreciar tu arte.  Y tu arte eres todo tú ...Tu "Ayala" manera de sentir, y en tu " Ayala"  manera de hacer sentir.  Un hombre ejemplar.

    Ya no está aquí tu querer, pero sí el nuestro; el de todos nosotros a los que diste magia.

Y esa magia permanece en tu obra y en nuestros corazones . Nada se perdió en tí.

Y todo está por ver.